Leyendas Mundiales

Historias, mitos y leyendas del mundo

El niño encantado de Lima

El niño encantado de Lima

Esta leyenda peruana cuenta la historia de un pequeño niño en Cajatambo, un poblado de la provincia de Lima. Cuenta la leyenda que un niño de 12 años estaba paseando a su rebaño de ovejas cerca a la laguna Lacshacosah. El niño había llevado unos fiambres y un poco de maíz para poder comer cuando sienta hambre. Estaba paseando con su rebaño, cuando de pronto se dio cuenta que los alimentos que había llevado ya no estaban. El niño estaba muy hambriento y comenzó a llorar desconsoladamente mientras se acercaba al lago para poder beber un poco de agua.

Mientras miraba triste como se movía el agua del lago, pudo ver que a lo lejos aparecía una forma humana. Era una mujer que venía flotando sobre el agua del lago y se acercaba hacia el. Cuando por fin llego hasta donde se encontraba el niño, esta mujer le preguntó porqué estaba llorando, a lo que el niño le contestó que lloraba porque tenía mucha hambre y había perdido los alimentos que había llevado consigo. La joven que había salido del lago le dijo que se fuera con ella, y que le daría bastante comida. Lo tomó de la mano, fueron flotando hacia el medio del lago y ambos desaparecieron.

Como el niño no regresaba a la casa, sus padres fueron desesperados a buscarlo. Fueron al lago porque sabían que esa era una zona en donde solía pasear al rebaño. Encontraron algunas de sus ovejas muy cerca al lago, y pensaron que su pequeño hijo caída al lago y se había ahogado. Los padres no perdieron la esperanza de encontrar a su hijo con vida, así que buscaron en otras zonas cercanas que el niño solía frecuentar.  Pasaron así tres días de intensa búsqueda y los padres llegaron hasta las cercanías de una cueva de Huayanqui. Estaban sentados sobre unas piedras en las afueras de esta cueva cuando de pronto vieron que su hijo salía del interior de esta, junto a la joven que estaba flotando a su lado.

El padre notó que su hijo parecía estar encantado, y rápidamente le colocó una chalina hecha de lana de vicuña para romper el encanto y se alejaron rápidamente de la cueva. Al cabo de unos minutos el niño reaccionó a las preguntas que le hacían sus padres. La principal pregunta que le hacían los padres era ¿Dónde había estado todo este tiempo? El niño les respondió que la joven con la que lo habían visto lo escuchó llorando en el lago porque no tenía comida, y que amablemente se acercó para ofrécele algo de comida si se iba con ella. El niño les contó a sus padres que la joven lo había llevado al fondo del lago, donde tenía un palacio en donde ella vivía y ahí fue donde le dio la comida que le había prometido. Luego les contó que viajó por unos túneles subterráneos que conectaban el lago con la cueva.

1 comentario en “El niño encantado de Lima”

Deja un comentario

Al navegar en esta página, estás aceptando que nuestra web usa cookies. ¿Quieres saber más? Lee aquí nuestra política de cookies.